Fotoestimulación LED

Home / Fotoestimulación LED

Fotoestimulación LED reparación tejido de la piel

La Nasa comprobó científicamente los efectos curativos de la luz LED en la sanación de tejidos, así como la reparación de daños como heridas.

La terapia LED, a través de lámparas de diodos, penetra en la piel a nivel celular y sub celular. La luz estimula las células que componen la dermis, por lo que la piel se torna más brillosa, tersa, se logra – en pocas sesiones- firmeza y un aspecto hidratado, libre de arrugas superficiales.

Los rayos infrarojos actúan sobre los fibroblastos, que fabrican  la elastina y el colágeno, lo que permite la renovación de las capas de la piel y la disminución de las arrugas de la cara, frente y cuello.

 Beneficios

La Fotoestimulación LED se usa como terapia clínica para lograr una cicatrización más rápida, reduciendo la inflamación y cerrando las heridas en corto tiempo.

Es un tratamiento totalmente indoloro, sin ningún efecto secundario. Estos rayos son especialmente recomendados para los casos de acné y las cicatrices que deja en el rostro.

Con unas cuantas sesiones de la terapia LED (luz azul) se logrará un efecto bactericida, disminuyendo el factor que genera los granos.

Además como con la fotoestimulación LED se aplican diferentes intensidades de luz y ello varía de acuerdo a los colores, sus rayos rojos – luego de tratar la bacteria- permite disminuir las cicatrices, manchas y reactivar el colágeno. Esto lo hace una opción perfecta para el cuidado de la piel.

Al contrario de otros rayos, la terapia LED no produce ningún tipo de rojeces, costras, claro está la piel debe ser adecuadamente tratada con productos no abrasivos, colocar protección solar y seguir lo indicado por el especialista para la limpieza e hidratación.

Otra ventaja de la fotoestimulación es el tiempo de aplicación y de recuperación.

Cuando ya eres candidata a este tratamiento – dependiendo de tus necesidades – puedes durar hasta 20 minutos y requerir unas 4 sesiones.